El centro de la ciudad es la parte más antigua de la ciudad, que también alberga algunos de los mejores tesoros que tiene nuestro país.

Esta zona está llena de calles que nos invitan a caminar por el pasado y recordar la época de esplendor de la Ciudad de México, una época en la que los carruajes tirados por caballos llevaban virreyes y altos funcionarios en su interior.